esther-pizarro-3-kHQG--620x349@abc

Esther Pizarro: Hacer arte con datos

Esther Pizarro (Madrid, 1967) es una consolidada escultora que, con el paso de los años, se ha ido interesando cada vez más por el hábitat en el que vivimos. Después de haber pasado gran parte de su carrera realizando esculturas relacionadas con las ciudades, ha completado uno de sus proyectos más ambiciosos: «Mapping Active Fire Data (MAFD)», que hasta el pasado 27 de enero estuvo instalado en Tabacalera Promoción del Arte (Calle de Embajadores, 51), en Madrid, y que en una versión reducida entra ahora en la galería Ponce+Robles.

Con el proyecto, Esther Pizarro pretende concienciar al público del problema que suponen los incendios en la corteza terrestre a nivel mundial. «La NASA es un foco de información para investigadores y artistas muy importante.

Entre los datos que recogen están los de incendios forestales activos en la corteza planetaria. Me pareció que ahí había un proyecto muy interesante», asegura Pizarro a ABC Cultural.

La instalación se dividió en Tabacalera en tres salas: en la primera, una reproducción de vídeo en movimiento, denominada «[MAFD] :: Burning», seguía a aquél que entraba en la exposición, ubicando a sus pies una bola de fuego. La segunda estancia —la más grande de la muestra— estaba presidida en el centro por «[MAFD] :: Planisphere» , que, a través de sus varillas de vidrio y la pantalla led situada debajo, iba reproduciendo una representación de los incendios. La señal que se emite tiene su origen en los diez atriles («[MAFD] :: Graphic Atril») que se sitúan alrededor de la obra central. En cada uno se muestran diferentes variables —hectáreas carbonizadas, CO² emitido— de los incendios, correspondiendo cada atril a un año comprendido entre 2008 y 2017. La tercera y última sala estaba compuesta por diez cuadros de «[MAFD] :: MOD14A1_M_FIRE». En cada uno hay una cartografía diagramática que crea una suerte de juego con los focos de incendios, que compone a su vez patrones geométricos representados en una especie de rejilla.

Fase de Investigación
Para este ambicioso trabajo, Esther Pizarro ha necesitado de un año y medio para confeccionar la obra final. Durante los primeros meses se dedicó a recopilar todos los datos necesarios para abordar la problemática e idear el proyecto. «Ha habido una primera fase, de septiembre a diciembre, de recogida de datos. Ha sido muy complejo porque para extraer los datos hay que desencriptarlos en varias ocasiones. Una cosa que teníamos muy clara desde el principio es que estos tenían que ser reales, científicos, no inventados. Si no, no tendría ningún sentido». De hecho, para la propia Pizarro, el universo de los datos abre un mundo nuevo para al arte contemporáneo. «Parece que películas como Matrix eran un poco premonitorias en este aspecto. El dato ha sido estudiado como visualización de la información, y ahí se nos abre un nuevo campo, que es la visualización artística», afirma.

Las cartografías diagramáticas crean un mapa de datos según los focos de incendios

Las cartografías diagramáticas crean un mapa de datos según los focos de incendios – CRIS DE QUIROGA

El dato, por lo tanto, se convierte en un nuevo material con el que artistas como Pizarro pueden crear nuevas obras, y así lo reconoce ella misma. «Es cierto que es un material intangible, pero es que al final da lugar a esos paisajes visuales que parecen estar flotando en el propio proyecto».

Unido a los datos, el vidrio y la luz son los que sirven para ir siguiendo la instalación. «En los últimos proyectos me ha atrapado el vidrio. Ofrece unas posibilidades que otros materiales no tienen. Tiene presencia, pero al mismo tiempo una ausencia. Una dureza que también es frágil. Está lleno de dicotomías a la hora de la lectura. La luz también está tratada como material en sí mismo. Deja de ser un elemento que potencia la obra para ser parte de ella. En MAFD la luz es la que da sentido al paisaje de datos. El resto de materiales casi desaparecen», dice Pizarro. La escultora elige estos componentes al considera que «el material tiene que estar al servicio de la idea que se quiere contar. Si no, no sirve. Se estaría cayendo en algo que se sitúa en un plano mucho más estético».

Confesiones en su hábitat
Para una artista comprometida con el entorno que la rodea, como en el caso de Esther Pizarro, su propio hábitat, el estudio, es vital. «Me ofrece casi todo, por no decir todo. Es un espacio de pensamiento, producción y experimentación», cuenta durante la entrevista, que tuvo lugar en su taller.

En este lugar, la artista también habla sobre los problemas a los que se enfrenta día a día. «Hemos tenido una tremenda dificultad para internacionalizar el arte español. Es muy complicado traspasar las fronteras y hacerse un hueco en el exterior. Además, en España, un problema que se está encontrando la generación de artistas de carrera media, como la mía, es la de la falta de apoyo institucional a nivel de proyectos que requieren una financiación. Sin subvenciones es imposible que salga el proyecto adelante, que además no son trabajos comerciales, sino más de investigación. En los últimos focalizo un porcentaje importante del tiempo de estudio a presentarme a concursos o a convocatorias para conseguir financiación».

En su caso, para la elaboración de Mapping Active Fire Data (MAFD), la escultora contó con la Beca «Antón» de ayuda a la investigación y creación artística, junto a la colaboración de Promoción del Arte del Ministerio de Cultura y Deporte. Pero, a pesar de ello, denuncia que «a partir de los 35 años se agotan las convocatorias. Hay muchas para apoyar a artistas emergentes, que son necesarias, pero se está dejando de lado a los artistas de media carrera». ¿Y cuál será su próximo proyecto? «Ahora necesito un poco de reflexión sobre los retos que ha supuesto éste, pero mi cabeza ya ha empezado a pensar en el siguiente, que ya está en fase de engranaje».

Esther Pizarro, trabajando con vidrio en su estudio
Esther Pizarro, trabajando con vidrio en su estudio – CRIS DE QUIROGA
Artista y profesora
Esther Pizarro no se ha conformado con elaborar sus propias obras, sino que también ha querido dejar huella en las generaciones futuras. Es docente de la Universidad Europea de Madrid, donde conoce de primera mano a los próximos creadores antes de que salgan de la facultad. «Está saliendo gente muy interesante, pero necesitamos tener un cierto distanciamiento para ver lo que ocurre», asegura, vaticinando que el futuro del arte en España está asegurado.

Fuente

Comparte esta noticia en tu red social:
error

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /homepages/1/d440740104/htdocs/galeriaestudio/wp-includes/class-wp-comment-query.php on line 405

Comments are closed here.